Mudarse implica una cuota inevitable de estrés para toda la familia, sean humanos, perros o gatos. Te damos 10 tips para hacer una mudanza más llevadera para los más consentidos de la casa.

 

mascota11. Embalá con tiempo.
Muchos cometen el error de esperar a último momento para embalar todo. El problema es que siempre te va a llevar más tiempo del esperado! Terminás revisando un montón de cosas viejas que ni siquiera sabías que tenías y lleva tiempo separar lo que querés conservar de lo que vas a regalar o tirar. Si estás apurado tu mascota va a absorber esa ansiedad y también se va a poner más nerviosa. Además las mascotas tienden a preferir las cosas así como están, sin cambios; desarmar tu casa en un período muy corto puede perturbar mucho al animal.

 

2. Verificá las leyes locales sobre animales domésticos.
Uno de los items que menos importancia se le da: las leyes, regulaciones y ordenanzas que aplican tanto a animales como a sus dueños, quienes pueden ser legalmente responsables por los daños que ocasionen sus mascotas a otras personas o animales. Puede que tengas que registrar a tu animal o cumplir con ciertos requerimientos de vacunación. En Provincia de Buenos Aires por ejemplo, rige la Ley 14107 que reglamenta la tenencia de perros potencialmente peligrosos, lo que obliga al dueño a inscribirlo en el Registro correspondiente, identificarlo con microchip o tatuaje, y sacarlo a la vía pública con correa, collar y bozal obligatorios. En CABA rigen leyes similares como la N° 4078 sobre tenencia de perros peligrosos (que incluye obligación de contar con un seguro de responsabilidad civil) y la recientemente sancionada Ley N° 5471.

 

3. Consultá con tu veterinario y buscá uno nuevo.
Hacele saber al veterinario que te vas a mudar. Si tu mascota sufre de ansiedad, el veterinario puede recetarle una medicación, o dejar preparada la receta de cualquier otra medicación que pueda necesitar si está bajo algún tratamiento. Si te mudás lejos del barrio podés pedirle a tu veterinario que te recomiende otro colega en la nueva zona. Si no, sería bueno que averigües dónde están las veterinarias de la zona: preguntale a gente del barrio, buscá en Internet si hay reseñas con opiniones positivas/negativas, investigá. También pedile a tu veterinario una copia de la historia clínica donde conste el estado de las vacunas del animal, que deberían estar al día.

 

Chip Mascotas

 

4. Actualizá la identificación de tu mascota.
Debería llevar una identificación, por lo menos un collar con chapita identificatoria con un teléfono de contacto. Asegurate de mantener actualizados los datos, por ejemplo, si es un teléfono fijo y no hacés mudanza de la línea. Si tu mascota tiene microchip (obligatorio para ciertas razas de perros en provincia de Buenos Aires) vas a tener que actualizarlo. Si no tiene microchip y debería tenerlo, ahora es un buen momento para implantárselo. Los perros y gatos suelen perderse con facilidad en los nuevos vecindarios. No es para asustarse, pero mejor estar prevenido: sacale unas fotos nuevas a tu mascota, para distribuirlas en caso de que se pierda.

 

5. Prepará su nuevo hogar.
Esto es más fácil de hacer mientras la nueva casa aún está vacía. Revisá los perímetros de rejas, alambrados y cercas en busca de cualquier agujero por donde el animal se pueda escapar. Ojo con bidones y latas con productos tóxicos o venenos que puedan haber quedado tirados por ahí. Si hacés de tu propiedad un ambiente más seguro para ellos, vas a estar más tranquilo cuando los sueltes para que la exploren sin problemas. La reacción de tu mascota frente a la mudanza va a variar según su personalidad. Algunas se quedan inmóviles y asustadas; otras se excitan mucho y están hiperactivas. Una vez que hayas traído a tus animales a la nueva casa, fijate que tengan todas sus cosas que le resulten familiares al alcance de la pata: platitos de agua y comida, juguetes, mantitas, huesos, etc. Todo lo que les recuerde a su antiguo hogar les va ayudar a pasarla mejor.

 

6. Planificá elmascota-2 mejor viaje para tu mascota.
Prepará un kit de viaje donde lleves a mano todo lo que pueda llegar a necesitar, durante su traslado y apenas llegado a la nueva casa. Una ración de alimento y agua, mantas, juguetes. No es conveniente que tu mascota viaje suelta dentro del vehículo en el que la vas a trasladar. Ese día el animal puede estar excitado y propenso a correr o querer escaparse, así que hay que tener cuidado y asegurarlo de alguna manera. Podés usar una jaula transportadora o un bolso deportivo si se trata de un gato o un perro pequeño.

 

7. Mantené tu mascota a salvo el día de la mudanza.
Ese día quizás sea conveniente dejarla al cuidado de un amigo o familiar, pero a veces se complica. En todo caso lo importante es que esté aislada del intenso ajetreo de una mudanza -gente desconocida entrando y saliendo, movimiento de cajas y muebles. Podés encerrarla momentáneamente en un baño, con su ración de alimento y agua, y asomate cada tanto para ver cómo se encuentra.

 

8. Al principio ubicalas en espacios pequeños.
Con gatos y perros es mejor empezar dándoles pequeños espacios donde permanecer. Varía un poco según la personalidad de cada animal, pero en general se va a sentir más cómodo quedándose en un área más pequeña, como un dormitorio, antes de dominar toda la casa. Esto le pasa especialmente a los gatos, que suelen esconderse debajo o detrás de muebles y cajas.

 

Imagenes para Nota dia del animal-05
9. Presentate a tus vecinos.
Puede sonar ridículo, pero uno de los mejores consejos para mudanza con mascotas es que tus vecinos las conozcan. Como dijimos, los gatos y perros se desorientan fácilmente al principio al mudarse a una zona que no conocen. Si tus nuevos vecinos ya los conocen, te pueden avisar en caso de que se escapen o se pierdan y los vean por ahí.

 

10. Salí a pasear con tu perro.
Lo antes posible después de mudarte. A los perros les encanta explorar. Oler los nuevos olores del barrio los va a ayudar a reducir el estrés de la mudanza. También van a aprender los nuevos puntos de referencia para ubicar su casa dentro del barrio. Cuanto más seguido lo saques a pasear, más rápido se va a orientar y a reconocer su hogar como tal.