Luego de una crisis prolongada en el sector inmobiliario, la aparición de diversas líneas de créditos hipotecarios trajo una bocanada de aire fresco. Ahora se suma el blanqueo de capitales o “sinceramiento”, un nuevo factor en la ecuación que puede hacer que se mueva un poco más el mercado.

Ahora bien, ¿por qué el mes de octubre es un mes de oportunidades para aquellos interesados en la compra o venta de propiedades, ya sean inversores o simplemente familias que desean mudarse a un nuevo hogar?

 

Demanda de dinero líquido

Existe una cantidad importante de propietarios de inmuebles que ante el actual escenario económico necesitan hacerse de dinero en efectivo para poder cancelar deudas. Una de las opciones con la que cuentan es poner en venta propiedades ociosas para obtener ese dinero. Dependiendo de la urgencia con que lo necesiten, pueden estar dispuestos a aceptar ofertas por debajo del precio de mercado con tal de hacerse de cash, al contado y rápidamente.

Blanqueo 1

Imagen: Ambito.com

Blanqueo

Aquellos que decidan hacer el sinceramiento ante AFIP pero no cuentan con el capital suficiente para pagar las multas correspondientes. Si disponen de propiedades, también estarán dispuestos a escuchar ofertas con una mayor predisposición ya que necesitan ganar liquidez en forma urgente para “apretar el botón que los deja en cero con la AFIP”. Estas operaciones deberían concretarlas en los próximos días, ya que el 30 de octubre vence el primer plazo para presentar activos no declarados, con las penalizaciones más bajas. Actualización: AFIP extendió el plazo para depositar efectivo no declarado hasta el 21 de noviembre de 2016, ver nota aquí.

Blanqueo 2

Imagen: Ambito.com

Dólar, Índice CAC e inflación

El índice de la Cámara Argentina de la Construcción, que se utiliza para ajustar la mayoría de los emprendimientos de pozo y fideicomisos inmobiliarios, registró una suba del 32% con respecto al año pasado. Mientras tanto, la divisa estadounidense se movió tan sólo un 3% aproximadamente.

¿Qué significa esto? Veamos un ejemplo.

Si tomáramos un valor dólar de referencia a $15 para redondear y el Índice CAC con 32% de aumento: un departamento comprado en cuotas en octubre de 2015 a $1.500.000 (USD 100.000) actualmente en octubre de 2016 debería valer, si aplicáramos el Índice, $1.980.000 (USD 132.000).

Por otro lado, si el propietario de ese departamento hubiera pretendido venderlo a USD 110.000 en octubre de 2015 (un 10% por encima del precio de mercado en ese momento), hoy por hoy ese mismo valor sería un buen precio, puesto que es más económico que el departamento en pozo.

Lo mismo pasa con los inmuebles más costosos, de USD 250.000 en adelante. En Octubre de 2015 podría parecer que estaban fuera de precio de mercado, pero actualmente con el dólar planchado y una inflación anual aproximada del 30%, si el propietario mantuvo el precio a valores similares al año pasado le resultará más fácil venderlo.

Como resultado de esta combinación de dólar planchado e inflación, los precios de muchas propiedades encontraron un punto de equilibrio que las ubica en un momento ideal para que finalmente se concreten más operaciones.

Por todo esto, si usted posee el capital necesario para adquirir un inmueble sea en pesos o en dólares, éste es un buen momento para hacer ofertas.