Los interesados dispondrán de tiempo hasta el 31 de octubre para abrir las cuentas destinadas a tal fin, con el pago de un 10% de penalidad. Mientras que el 21 de noviembre pasa a ser la fecha tope para hacer los depósitos correspondientes del efectivo que posean en el exterior.

La medida fue publicada en el Boletín Oficial mediante la resolución general 3947, firmada por el administrador federal Alberto Abad.

“Se considerará realizado en término el depósito de las tenencias de moneda nacional o extranjera en efectivo en el país (…) siempre que al 31 de octubre de 2016 se hubiera efectuado —en una entidad financiera— la apertura de una o más de las cuentas (…) y se efectivice el mismo hasta el 21 de noviembre de 2016, inclusive, habiendo cumplido hasta esa fecha los restantes requisitos establecidos”, indica el texto de la nueva normativa. Para lo cual deberá contar con el comprobante emitido por la AFIP y, en su caso, la constancia de VEP pagado; ambos debidamente firmados por el declarante.

 

Pasos para el Sinceramiento - AFIP

Hacé clic en la imagen para bajarte el pdf de AFIP

 

En los considerandos, la AFIP argumenta que “el Banco Central de la República Argentina ha puesto en conocimiento de este organismo la preocupación manifestada por las Asociaciones de Bancos respecto de la imposibilidad de atender, dentro de los plazos legales previstos, las demandas operativas referidas al sistema voluntario y excepcional de declaración de tenencia de moneda nacional, extranjera y demás bienes en el país y en el exterior”.

Los bancos habrían pedido esta prórroga a la AFIP debido a la gran cantidad de cuentas que se abrieron a último momento para realizar esta operación. De acuerdo a las entidades, esta situación se da “en atención al importante incremento de la actividad bancaria que ello origina y al cese de actividades decretado por la entidad gremial representativa de la actividad, para determinados días del mes de octubre de 2016”.

Asimismo se espera que para entonces se haya dictado la norma conjunta de AFIP y de la UIF que exime a los depositantes de tener que presentar las respectivas declaraciones juradas de Bienes Personales y Ganancias, trámite que está complicando las operaciones realizadas en los últimos días en los bancos.