CONSEJOS PARA UNA VENTA Y ALQUILER EXITOSOS. En este post no nos referiremos al desorden cotidiano común y corriente, sino a la acumulación innecesaria de objetos que ya no usamos ni apreciamos (en el caso de objetos decorativos), por más que la casa se vea limpia y ordenada.

 

 

Una casa ordenada y despejada no sólo se va a ver mejor: también va a parecer más espaciosa. Esos espacios libres van a permitir al visitante imaginarse dónde podrían ubicar sus muebles, sus objetos o lámparas. Y vos vas a poder lucir mejor los espacios de guardado de la casa donde –oh, mágicamente- entran un montón de cosas!

 

“No tengas nada en tu casa que no sea útil o que no creas que es bello”

La cita pertenece a William Morris, arquitecto y artista británico del siglo XIX, pero mantiene perfectamente su vigencia.

Ordenar implica no solamente reubicar objetos y guardarlos, sino también deshacerse de un montón de cosas que fuimos acumulando con los años, casi sin darnos cuenta. Y que no son ni útiles, ni bellas. Sí, andá haciéndote a la idea de que vas a tener que donar, vender, regalar, tirar a la basura. “Soltar” diría el amigo Morris si viviera hoy en día.

 

 

Nuestra enemiga: la procrastinación. Nuestra aliada: la planificación. Acá van 7 tips para ayudarte a ponerte las pilas y organizarte.

1) Armate un calendario: días y horarios en los que vas a hacer orden. Va a ser más fácil comprometerte con la tarea si la tenés asignada como una rutina a cumplir. Además vas a poder minimizar interrupciones y maximizar tu tiempo.

2) Ordená un cuarto a la vez. Visualizá cómo te gustaría que quede cada uno. Fijate objetivos para cada cuarto, tomando nota de qué es lo que habría que cambiar en cada uno y tachando ítems a medida que vas avanzando. Otra cosa que podés hacer es ir sacando fotos del proceso, documentando el “Antes” hasta llegar al “Después”. No sólo te va servir de referencia, va ser super reconfortante cuando veas la foto final y la compares con la primera foto del desastre! —> Motivación.

3) Fijate una fecha tope para terminar de ordenar toda la casa –y cumplila (para eso te va ser útil el calendario). Tené en cuenta la fecha para cuando tenés pensado empezar a mostrar la casa. Si la fecha se te viene encima, no dudes en pedir ayuda a familiares y amigos.

4) Pequeños pasos. La acumulación de objetos en tu casa no apareció de la noche a la mañana. De la misma manera, no esperes que desaparezca de un día para el otro, si no, te vas a frustrar.

 

 

5) Organizá los objetos que vas ordenando en categorías: “Guardar”, “Tirar”, “Donar”, Vender”, etc. Cada caja, bolsa o canasto va a contener una de estas categorías, con su etiqueta correspondiente. Ser organizado en esta etapa te va a ahorrar tiempo y esfuerzo después, cuando tengas que mover las cosas y disponer de ellas.

6) #Soltar. Sí, te lo repetimos porque sabemos lo difícil que es… A algunos les cuesta más que a otros, eso sí. Una regla que te puede ser útil es deshacerte de todo aquello que hace por lo menos un año que no usás.

7) Dentro de lo posible, dejá todo embalado. Lo que ya sabés que no vas a usar próximamente, embalado y etiquetado ponelo en el garaje, sótano, baulera, etc. De esta manera los posibles compradores van a ver que ustedes son una familia organizada, lista para mudarse poco tiempo después de concretada la venta —> Punto a favor para una venta exitosa!