Comprar una casa es una de las decisiones más importantes que se toman en la vida. Muchas personas pasan meses buscando la zona indicada, la propiedad ideal y el precio adecuado. Así y todo, la falta de experiencia hace que en ciertas ocasiones pasen por alto algunos detalles y cometan errores de los que no se puede volver.

Si estás por empezar el proceso de búsqueda, es importante que tengas en cuenta algunos factores que pueden jugarte en contra o ralentizar los trámites para finalmente tener tu propia casa. Para saber exactamente cuáles son esas cuestiones, hablamos con Daniel Acosta (CUCICBA 2406/CSI 5953) de RE/MAX Amazing; y Hernán Perrone (CUCICBA 2792/CMCPDJMGR 170) de RE/MAX Parque. A continuación, 5 errores que tenés que evitar al comprar una casa.

 

❌ Guiarnos solamente por lo que vemos publicado online

Uno de los primeros pasos cuando se quiere comprar una casa es ver qué hay en el mercado a través de Internet. Generalmente, estas páginas brindan la opción de reducir la búsqueda según la zona, la cantidad de ambientes, el precio y el estado de la propiedad. Según Daniel Acosta, también hay otros detalles para mirar y tener en cuenta, como el tiempo de publicación y la cantidad de visitas. Según Acosta, “otro punto importante es si la propiedad en la que uno está interesado está en exclusiva”, es decir si la trabaja una sola inmobiliaria. “Si detecto que la misma propiedad la tienen otras inmobiliarias, puedo buscar en esas otras publicaciones a ver si la encuentro a un mejor precio o condiciones”.

Para Hernán Perrone, tarde o temprano la visita presencial al inmueble será esencial. En ese sentido, comentó: “Es importante saber quiénes son los vecinos, por ejemplo. Y otros detalles que tienen que ver con la ventilación, la luminosidad del inmueble, la presión de agua. El online es un buen comienzo para darse una idea, pero luego puede haber puntos que no terminan de cerrar, la gente no termina de convencerse viéndolo sólo por Internet”.

 

❌ Obviar detalles importantes

Hay algunos datos que sí o sí hay que consultar antes y durante una visita presencial para ahorrar tiempo. En primer lugar, es clave consultar el estado de esa propiedad. “Preguntar si está en regla, si está condiciones, si se puede escriturar ya, si está pendiente algún trámite sucesorio, si hay algún problema jurídico o algún embargo”, explica Perrone.

Otra cuestión a tener en cuenta, sobre todo si hay apuro en comprar una casa, es si el propietario se tiene que reubicar, algo que podría retrasar el proceso.

Por otro lado, si la idea es hacerle arreglos a esa propiedad, consultar antes de comprarla con un arquitecto si esos cambios son posibles, para tener todo contemplado y no llevarse ninguna sorpresa.

Una vez que la cuestión jurídica está clara y se puede avanzar a la visita presencial, aparecen otras cuestiones que hay que revisar. Entre ellos, chequear cómo funcionan los servicios y cuáles son los montos a pagar. En el caso de propiedades con garage o cocheras incluidas, chequear que el vehículo pueda ingresar sin problemas.

 

❌ Prescindir de asesoramiento inmobiliario

Hay personas que creen que pueden con todo. Quizás al principio parece fácil, pero a medida que avanzan en la búsqueda, descubren que no solo se trata de mirar casas por Internet: hay cuestiones jurídicas que resolver, detalles de la propiedad que se desconocen, preguntas que se olvidan, etc. Por eso, es fundamental contar con la ayuda de un corredor inmobiliario que tenga experiencia en el tema.

Según Acosta, el asesoramiento legal es indispensable “para determinar el precio y llevar a cabo la posterior negociación”. A su vez, “el acompañamiento emocional y la experiencia en informar y asesorar con respecto a todos los pro y contras del inmueble” son algunos de los beneficios de contar con un inmobiliario.

Es posible que te encuentres con dueños que pretenden llevar a cabo la transacción sin ninguna consulta a un profesional. Quizás, estas personas cuentan con muchas ganas y buena predisposición pero, generalmente, desconocen algunos procesos que pueden hacer que se caiga una operación.

También es probable que, al manejarte solo, sin conocer el rubro, termines aceptando cualquier condición. A veces por vergüenza hay dudas que no se resuelven o en el caso de la negociación, no se llega a un acuerdo y hasta se termina perdiendo dinero. En estos casos, la presencia de un corredor inmobiliario es crucial.

 

❌ Las emociones pueden jugar una mala pasada

Comprar una casa no se trata solamente de una cuestión financiera. También entran en juego ansiedades, inseguridades y otras emociones.

Un error común es enceguecerse con una propiedad; cuando uno “se enamora” de un inmueble pueden olvidarse un montón de factores clave, e incluso perder la oportunidad de conocer otras propiedades y comparar precios.

Otro error frecuente es tomarse la negociación como una cuestión personal. En este ida y vuelta, todas las partes querrán salir beneficiadas y este punto del proceso puede volverse conflictivo, una batalla de egos. Por eso es necesario contar con la ayuda de un profesional y escuchar sus consejos. Nunca es bueno tomar una decisión apresurada, especialmente cuando se trata de algo para toda la vida.

 

❌ Pensar solo en el aquí y ahora

Hay que pensar en todas las posibilidades. Un error común es comprar una propiedad pensando en las necesidades del presente, sin tener en cuenta otros planes que puedan surgir en un futuro, como por ejemplo agrandar la familia. O en el caso de tratarse de personas adultas, un tema no menor a futuro, son las escaleras.

En definitiva, de acuerdo con Perrone, los errores más comunes al comprar una casa se pueden resumir en: salir a visitar sin haber calificado bien la propiedad por zona, altura (piso), orientación, escalera vs. ascensor; no preguntar si la propiedad que está en venta está condicionada a reubicación de los propietarios y en qué plazo; salir a comprar sin poner antes a la venta su propiedad; no chequear si la propiedad está en condiciones de escriturar o tiene algún trámite pendiente (por ejemplo, final de obra en unidades a estrenar); y en caso de comprar con crédito, no hacer la precalificación previa.

 

Conclusión

Sabemos que muchas veces los tiempos son acotados y la ansiedad o las emociones pueden jugar en contra. La clave está en tener paciencia y contar con un equipo inmobiliario en el que podamos depositar nuestra confianza, delegando aquellas cuestiones que nos resulten engorrosas.

Si querés comprar tu próxima casa, contá con un equipo de la red RE/MAX, ellos están para ayudarte.

 

 

 

*Para ejercer la actividad inmobiliaria se debe cumplir con los requerimientos de la ley de corretaje dentro de su jurisdicción. Todas las operaciones son objeto de intermediación y conclusión por un corredor matriculado. Los Agentes no pueden realizar los actos que, por disposiciones legales, se encuentran reservados exclusivamente a los corredores públicos matriculados. Cada Oficina es de gestión y propiedad independiente.