Ya sea que vayas a comprar o alquilar un inmueble, en algún momento vas a tener que pasar por el proceso de buscar, evaluar y contratar un servicio de mudanza. Embalar todas tus pertenencias, levantar cajas pesadas y cargar muebles son tareas física y mentalmente agotadoras para los inexpertos. Decidirte por un buen servicio de mudanza profesional puede eliminar gran parte del estrés y hacer el proceso más fluido.

Como en tantos otros rubros de servicios, lo mejor es pedirles a amigos, familiares y gente de confianza que nos recomienden alguna empresa con la que hayan tenido una buena experiencia. Claro que no siempre contamos con buenas referencias y en ese caso no nos quedará otra que investigar por nuestra cuenta.

Algunos puntos a tener en cuenta al momento de contratar un buen servicio de mudanza que seguramente te van a ahorrar unos cuantos dolores de cabeza.

 

Investigá en la web y redes sociales
No solamente las páginas web y Facebook oficiales de las mudanceras, también googleá sus nombres y fijate qué te sale. Puede aparecer de todo: reseñas, recomendaciones, críticas, reclamos, estafas. Sus páginas oficiales están bien para conocer quiénes son, dónde están ubicados, formas de contacto y precios estimados; a algunas hasta podés pedirles que te pasen un presupuesto aproximado a través de su formulario web. Pero en las redes sociales, los blogs y los foros vas a encontrar lo que opinan los clientes que han contratado sus servicios, con sus buenas y sus malas experiencias. No se trata de creer al pie de la letra todo lo que digan de la empresa (el mundo está lleno de trolls), pero siempre es bueno informarse y escuchar todas las campanas, para después poder decidir.

 

 

Solicitá una entrevista para que te hagan un presupuesto exacto
Para poder darte un presupuesto preciso, la empresa de mudanzas va a tener que acercarse sí o sí  hasta tu domicilio y recorrerlo, hacer un breve inventario de tus muebles y pertenencias, quizás tomen algunas medidas de muebles problemáticos por su gran tamaño, anchos de puertas, tamaño de los ascensores, etc.  Descartá automáticamente al que sólo te ofrezca un presupuesto por teléfono ya que es poco serio. Es imprescindible que vayan al domicilio y tengan una entrevista con vos, además te va a servir para ver cómo se manejan en el trato a sus clientes y que te cuenten cómo será el proceso de la mudanza. De más está decir que el presupuesto debería ser sin costo alguno y algo fundamental: deben entregártelo por escrito y firmado, o bien por mail oficial de la empresa. Que quede constancia para ambas partes de los precios pactados de antemano.

 

Antes de la entrevista, preparate

Anotate todas las preguntas que tengas para hacerle. Cuánto cobran por hora y por peón, cuánta gente creen que van a necesitar, cuantas horas llevaría aproximadamente la mudanza. Algunas mudanceras ofrecen servicios adicionales como el embalado de todas tus pertenencias el día anterior (vos no tenés que hacer prácticamente nada), te envuelven los muebles en film, también te pueden proporcionar canastos de mimbre o cajas de cartón (averiguá los precios por unidad) y hasta percheros especiales para ropas delicadas. Preguntá si hay costos “extra” imprevistos que puedan surgir sobre la marcha, para evitar sorpresas. A veces hay muebles muy grandes que sólo se pueden bajar por escalera o incluso sólo por el balcón (este último es un servicio muy especial que puede encarecer bastante los costos). Preguntá cuáles son los valores de este tipo de servicios especiales, por ejemplo por cada piso por escalera que tengan que bajar/subir, tanto en el domicilio de origen como en el destino.

 

 

Seguros y ART

Es importante saber si cuentan con un seguro de traslado aunque sea parcial, o si podés contratar un seguro especial para ciertos ítems muy costosos o delicados. Podés averiguar también con tu compañía de seguros para ver si hay algún tipo de cobertura para tus bienes durante la mudanza; pueden llegar a pedirte documentación como recibos, facturas y fotografías. De todas formas la recomendación es que los ítems muy delicados y sensibles a las vibraciones y los golpes, como ciertos aparatos electrónicos o instrumentos musicales, los lleves vos por tu cuenta en auto.

La empresa debería contar con cobertura de ART para todos los empleados involucrados en la mudanza. No todas cumplen con este requisito, eso también te dará una idea del nivel de profesionalismo con el que se manejan.

 

Inventario y documentación

La empresa de mudanzas debería proporcionarte un inventario de todos los objetos que van a trasladar al nuevo domicilio. En el caso de los objetos más pequeños que van embalados dentro de cajas, éstas se cierran con cinta y se numeran o se identifican de alguna manera y eso es lo que constará en el inventario. Verificá que todos los ítems estén inventariados antes de ser retirados del viejo domicilio, para luego chequear que hayan llegado a salvo al nuevo destino.

En cuanto al resto de la documentación como pueden ser recibos, remitos, facturas y contratos, siempre leé bien la letra chica y asegurate de recibir una copia de todo. Seguramente te van a entregar una carpeta con toda la documentación pertinente. No firmes nada de lo que no estés seguro y no dudes en preguntarles, o bien asesorate con otra persona de tu confianza si no sabés.

 

¡Éxitos con la mudanza!