Los vaivenes de la economía argentina y la creciente inseguridad, las ganas de cambiar de aire y la corta distancia, son quizás algunos de los motivos por los que muchos argentinos están considerando vivir en Uruguay. El idioma es el mismo, las culturas son similares, el sistema impositivo es más simple y los valores de las propiedades no son tan distintos. Todo cierra, pero no se trata de hacer las valijas y partir. Antes de mudarse a otro país hay varias cuestiones que resolver, tanto a nivel jurídico como en lo que respecta a la residencia.

Una vez tomada la decisión de vivir en Uruguay, comienzan los trámites y la búsqueda de la propiedad, dos tareas que pueden resultar complicadas si es la primera mudanza o si no se conoce demasiado al país vecino.

Si estás pensando en invertir o emigrar a Uruguay, no dejes de leer este  artículo en el que Martín Díaz Pintos, broker inmobiliario de RE/MAX Focus en Montevideo, nos comparte todas las claves a tener en cuenta.

 

Emigrar a Uruguay desde Argentina

Irse de un país a otro, sea cual sea, no es fácil. En la decisión influyen tanto las cuestiones emocionales como todo lo relacionado a los trámites, el dinero que hay que invertir y el estrés que supone un cambio de este estilo. Mudarse a Uruguay resulta cada vez más tentador, dado que el gobierno uruguayo viene fomentando facilidades desde hace algunos meses. Sin embargo, lleva su tiempo y hay algunas cuestiones a tener en cuenta. Es importante ir avanzando paso a paso y, antes de comenzar a buscar propiedades para comprar o alquilar, conocer los trámites que se deben hacer.

De acuerdo con Díaz Pintos, hubo un claro aumento de consultas de argentinos desde el año pasado, que buscan invertir en el país vecino. “Creo que se debe a dos factores. Primero, ellos perciben que tenemos una mayor estabilidad política, reglas económicas claras y paz. Somos percibidos en toda Latinoamérica como un refugio de paz. Al mismo tiempo, los vaivenes de la economía argentina les genera incertidumbre y creo que aquí eso no pasa, hay reglas claras que tienden a mantenerse independientemente del gobierno que esté. Mucha gente que ya invirtió en Argentina está queriendo salir, para entrar en Uruguay porque considera que es más seguro”, explica.

 

Beneficios para el inversor y para el emigrante

Existen ciertas ventajas tanto para el argentino que está interesado en invertir en Montevideo como para el que desea instalarse.

En este sentido, sostiene: “El que viene para vivir, lo que está buscando en Montevideo es tranquilidad, buenos servicios, buenos colegios para sus hijos, infraestructura. Todo lo que ofrece una ciudad, pero al mismo tiempo mucha paz. De acuerdo a las consultas que recibimos de los argentinos, este es un factor que contrasta mucho con lo que se vive en Buenos Aires”.

Por otro lado, al inversor también se le presentan una serie de beneficios: “Hay zonas en Montevideo que fueron promovidas por el anterior gobierno y el actual las ha mantenido, incluso aumentado las exoneraciones impositivas en esas zonas, entonces uno invierte ahí y se ahorra un montón de impuestos a la hora de comprar. Y lo más interesante es que se ahorra el impuesto a las ganancias, denominado IRPF (impuesto a la renta de las personas físicas) de los eventuales alquileres que uno recibe cuando compra para inversión”.

Díaz Pintos agrega que otro factor influyente es el resguardo de valor. “El argentino se pregunta: si invierto dinero en Montevideo, ¿va a valer dentro de cinco años? La respuesta es sí. El dinero va a valer independientemente de los cambios políticos. Entonces se busca eso, seguridad en el resguardo de valor y al mismo tiempo liquidez, porque hay zonas en Montevideo en las que uno compra y puede salir fácilmente cuando quiera, hay un mercado muy dinámico, ya sea de compraventa como de alquiler. Entonces, ante una eventual emergencia es posible recurrir a los ladrillos para vender sin perder dinero”.

 

Cómo es vivir en Uruguay: residencia fiscal

Recientemente el gobierno uruguayo modificó los requisitos para obtener la residencia fiscal y a las cuatro causales que ya había, se sumaron dos más. La más sencilla es la de permanencia, que implica quedarse en el territorio durante 183 días, es decir, más de la mitad del año.

Otra de las causales es la llamada “base de actividades”. Si bien este trámite está dentro de las posibilidades, es el más engorroso: la persona debe acreditar que el núcleo principal de sus actividades económicas se encuentra en Uruguay.

Una opción válida es el centro de interés vital, que está pensada para personas que se mudan con sus familias y por cuestiones laborales deben viajar muy seguido. Mientras los cónyuges e hijos cumplan los 183 días de permanencia en el país, quien viaje también puede acceder a ella.

La alternativa a la que se le realizaron modificaciones es la relacionada al centro de intereses económico. Este trámite lo puede realizar quien tenga una o más inversiones directas en inmuebles. La inversión mínima posible es de USD 380.000.

 

Darse de baja en Argentina

Para obtenerla hay dos caminos: por un trámite legal o de hecho. Para el trámite legal es necesario tener la residencia migratoria en otro país. Eso sí, si se vuelve reiteradamente a la Argentina y la presencia supera los 90 días, la residencia legal no es suficiente y se requiere otra residencia fiscal. Acá es cuando comienza un “desempate” del convenio tributario que tienen ambos países. En este sentido, el lugar en el que se tiene la vivienda permanente es muy importante.

 

¿Y si en vez de invertir, se quiere alquilar en Uruguay?

Por supuesto, no todos los argentinos buscan invertir en el país vecino. Muchos buscan alquilar un inmueble. Y acá es cuando se presenta la duda más frecuente, los requisitos.

Según explica Diaz Pintos, lo único que se pide es la garantía: “si estás llegando a Montevideo y no tenés trabajo o la antigüedad necesaria para aplicar a las garantías, generalmente se resuelve con un depósito en el Banco Hipotecario. Se trata de un depósito conjunto entre el inquilino y el propietario en el que se suelen dejar 6 meses de alquiler para cubrir cualquier impago del inquilino”.

 

Mudarse a Montevideo: claves a tener en cuenta

 

Ubicación

“Aquellos argentinos que ya conocen Montevideo quieren Pocitos, Punta Carretas, la Rambla, Parque Rodó. En cambio, los que están interesados por las zonas promovidas por el gobierno y que van a tener al menos un punto más de rentabilidad porque están exoneradas de muchos impuestos, van a ir a Cordón, Centro, Tres Cruces, La Blanqueada. Son dos públicos bien diferentes, los que buscan zonas más consolidadas y aquellos que buscan mayor rentabilidad en zonas en expansión”.

La elección también dependerá del tipo de trabajo que se vaya a realizar y del presupuesto: “los argentinos que vienen a trabajar buscan alquileres en Pocitos, en la zona del World Trade Center; mientras que los estudiantes buscan el Cordón, porque allí se encuentran las facultades más importantes. Los que vienen de vacaciones, buscan Punta Carretas, Pocitos o Carrasco, una especie de San Isidro, comparándolo con Buenos Aires”, agrega Díaz Pintos.

 

Presupuesto

Es uno de los factores más importantes. En primer lugar, hay que aclarar que en general los precios de las propiedades son similares a los de la Argentina, pero el costo de vida es mayor. Como en todo país, en algunas ciudades vender o alquilar propiedades es más caro que en otras: la clave es establecer un límite, para no terminar invirtiendo en una casa que después no se puede mantener.

Para tener una idea, un monoambiente -dependiendo si se compra en pozo o terminado- va a oscilar entre los 70 mil y los 90 mil dólares. Un departamento con un dormitorio, también teniendo en cuenta el proceso en construcción y la zona, va a variar entre 90 y 140 mil dólares.

También hay que considerar los gastos extra, como la comisión inmobiliaria, los honorarios del escribano, los impuestos y las tasas, entre otros. Es aconsejable buscar propiedades que no requieran demasiados arreglos, ya que, de lo contrario, también habría que tener en cuenta esa inversión.

 

Pedir asesoramiento

Siempre es necesario confiar en un agente inmobiliario, aún más si se trata de un cambio de país. Es fundamental contar con alguien que pueda despejar las dudas, recomendar la mejor opción y encontrar la casa perfecta para cada persona, teniendo en cuenta sus necesidades y presupuesto. Hacer todo por cuenta propia no sólo puede ser estresante, sino que se puede terminar cometiendo un error y finalmente, perder más dinero.

Entre las consultas más frecuentes por parte de los argentinos que recurren a RE/MAX para comprar una propiedad, generalmente son en referencia al proceso: qué pasa si se quiere salir de la inversión, qué costo tendría, cómo es el movimiento del dinero bancarizado o no bancarizado, cómo es el cobro de alquileres, el pago de impuestos, etc. “Nosotros en este caso le damos un servicio integral y nos ocupamos absolutamente de todo, incluso de la apertura de la cuenta bancaria, un trámite muy sencillo que nosotros mismos le gestionamos”, concluye.